¡Hola a tod@s!. Bienvenid@s nuevamente al blog de SHEN. En esta entrada, dentro de belleza interior, os hablaré de como empezar a aprender a educar nuestras emociones, ya que afectan nuestro carácter y nuestra salud: la belleza de la educación.

¿En qué consiste la verdadera educación?  ¿Influye mi manera de gestionar las emociones en mí salud y en mi vida?…

Cuando hablamos de autoestima es inevitable hablar también de educación, entendiendo esta última como una construcción del carácter (y de reeducación).

Entonces… ¿qué hacemos cuando el carácter plantea problemas?, ¿podemos cambiar los estilos afectivos una vez consolidados?. Nada mejor que explicar cómo influyen nuestras emociones en nuestra biología para ir haciéndonos una idea….

Los neurólogos relacionan la predisposición a la ansiedad con el tono vagal, una característica fisiológica, pero ahora sabemos que se puede modificar ese tono vagal mediante el adiestramiento emocional (estudio de la educación de los sentimientos). Pero ¿qué es el tono vagal?; hay investigaciones que se han centrado en el nervio vago. Este nervio comienza en el encéfalo y llega con numerosas ramificaciones a distintos órganos torácicos y abdominales, incluyendo el estómago y el corazón. Tiene como misión enviar señales que ralentizan la actividad de estos órganos en momentos de calma y seguridad.

Para saber lo bien que el nervio vago está funcionando basta con medir el ritmo cardíaco al respirar. Un funcionamiento sano del nervio se refleja en un sutil incremento del ritmo cardíaco al inspirar, y una sutil disminución al espirar. La diferencia de ritmo da lugar a un índice de tono vagal, y el valor de este índice se sabe que está relacionado con la salud. Los valores bajos, por ejemplo, se han relacionado con la inflamación y los ataques cardíacos.

Las personas con alto tono vagal son mejores a la hora de impedir que las malas sensaciones tomen el control. También muestran emociones más positivas en general.

Estos datos apuntan a que un tono vagal alto haría más fácil generar emociones positivas y que esto, a cambio, subiría todavía más el tono vagal. Es literalmente un círculo virtuoso.

Nuevamente los estudios científicos constatan lo que ya nos imaginábamos: emoción y salud van de la mano.

Pero ¿qué podemos hacer?

COSMÉTICA NATURAL SHEN

La Belleza de la Educación Emocional.

Una forma de controlar el tono vagal es a través de la toma de consciencia de las emociones. Aquí os explicamos unos sencillos pasos para conseguir “educar las emociones”:

1.-Ser consciente de las emociones.

2.-Reconocer la emoción como una oportunidad para la enseñanza.

3.-Empatía y valor a los sentimientos.

4.-Verbalizar las emociones.

5.-Ayudar a la resolución del problema. (Pidiendo ayuda si es necesario).

Todo esto nos ayudará a cambiar nuestros esquemas emocionales, cambiaremos el modo de interpretar afectivamente lo que nos pasa y a tomarnos las cosas de una manera más saludable.

Las creencias también forman parte de este mundo emocional. Hay que distinguir entre ideas y creencias. Las ideas las pensamos, en las creencias vivimos, incluso a veces sin darnos cuenta de que las tenemos.

Las creencias son aprendidas. Es importante verlas, conocerlas y sustituirlas por otras donde se dé una representación de la realidad rica, amplia, verdadera, valiosa y llena de posibilidades, es necesario ver y percibir la vida de otra manera, para poder sacar a la luz la belleza que tod@s y cada uno de nosotr@s llevamos dentro.

 Hasta pronto bellísim@s!!