Bienvenidas de nuevo al blog: SHEN Cosmética Natural, Belleza y Bienestar. Esta es la primera entrada de la serie Belleza Ancestral, en esta ocasión os hablare, de la Belleza y la Cosmética Olvidada.

En esta entrada, he omitido la información sobre el trato inhumano y los desenlaces trágicos, experimentados por muchas mujeres de diversas culturas a lo largo de la historia y que sigue produciéndose en la actualidad. Todo ello únicamente por seguir un canon de belleza basado en un sufrimiento, totalmente innecesario, en mi opinión, pero como siempre respeto lo que a cada una le parezca bien.

A día de hoy, las mujeres nos sentimos ·”aprisionadas, juzgadas y sometidas” a unos cánones de belleza y estética muy exigentes y no por ello buenos. Por ellos, llegamos a sentirnos, discriminadas y rechazadas, lo cual hace que nos sintamos inseguras y con una baja autoestima. ¡Esto se ha de acabar hoy mismo chulas!.

En SHEN, creemos que la belleza y un estado de “sufrimiento y evaluación constantes”, son incompatibles. Afirmamos que ser y sentirte bella, es estar en un estado de plenitud, elegancia y bienestar permanente, sin sacrificios…es una forma de fluir. Esto se consigue desde un profundo amor, respeto por tu “divino ser” y un gran sentido del humor; hay que saber reírse de las cosas… Estas, virtudes, debemos de concedérnoslas, sin medida alguna. Hay que amarse y respetarse para estar pletóricas, radiantes y alegres, chatinas.

Bueno comenzamos, que como siempre me lío, pero como he comentado en la introducción, hoy voy a hablaros de manera general, de cómo se evoluciono hacia el paradigma o creencia actual, de belleza. También haré mención, a como las distintas culturas a lo largo de la historia “elegían o adoptaban”, un conjunto de características como hermosas o atractivas y algunas prácticas cosméticas.

Como comentario inicial, decir que esta “Cosmética Ancestral”, era signo distintivo de un alto “estatus social”, Faraones, Reinas, Reyes, Nobleza. Hoy en día aunque de manera más sutil, también lo es. Fijaos en esta frase: “Dime cómo y con qué te cuidas y te diré lo que crees que mereces”. ¿Te suena?…antes de ser Bella, has de sentirse Bella y actuar de Bella manera y entonces ¡Chas!, la transformación llega y te conviertes a los ojos de todos en un ser “Divino y Hermoso”. Nuestras creencias nos condicionan, así que, preparar el martillo, para demoler las que “nos hacen daño” y las que ya, no nos sean útiles.

¿Cómo comenzó la cosa?

Pues bien, se supone que allá por la Edad de Piedra, existía ya un canon de “belleza” primitivo, donde se supone, que los hombres escogían mujeres con los atributos sexuales más “marcados”, aunque quizás fueran estas “dotadas” mujeres, las que escogían con qué hombres querían formar una familia. Se supone que podrían elegir “hombres” con mandíbula ancha, fuertes y simétricos. Esto se sabe gracias a estudios o suposiciones de antropólogos y descubrimientos en yacimientos arqueológicos de diferentes esculturas denominadas “Venus” o diosas de la fertilidad.

Parece que estamos hablando, de hoy mismo y así es. ¿No os parece? Bioquímica Animal Ancestral en estado puro.

Hasta aquí, parece todo fácil. Lo cierto es que estos humanos, vivían unos 30 años de media, con lo cual no había mucho tiempo para ponerse “mona”, porque, ya lo éramos y bastante “peluditas”, ¡no había Epilady!, ni cera, ni maquinillas, ni láser, ni siquiera una simple tijera. En esta época, lo importante era la supervivencia y mejora de la especie.

A partir de aquí daré un salto gigantesco, hasta las siguientes culturas.

Nuestro cerebro evolucionó y parece ser, que esto en vez de jugar a nuestro favor, nos complico la vida en gran manera, ¡me cachis!, con lo fácil que era y comenzamos a complicarlo todo, ¡como siempre!, ya se sabe, “Si tienes un martillo, del cielo te caen los clavos”.

Belleza y Cosmética Ancestral Egipcia

En esta cultura, la belleza residía en mantener el cuerpo lo más perfecto posible, pero también en cualidades personales como: la armonía, la perfección y la bondad.

Usaban hierbas aromáticas y resinas para perfumarse, palabra esta derivada de los términos latinos per “a través del”, y fumare, “humo” debido a la ancestral costumbre de quemar maderas y/o plantas olorosas como ofrenda a los dioses. Esta práctica se ha usado en todas las religiones como en la budista, y se sigue usando incluso en la iglesia cristiana durante las grandes celebraciones, en las que se quema incienso.

Uso de Resinas y Plantas: La Mirra (anti arrugas, revitalizante, hidratante…), el Lirio (hidratante, astringente, cuperosis, emoliente…), el Jazmín (estimulante, analgésico, astringente, anti inflamatorio…), la Malva (emoliente, activador del colágeno, calmante, piel sensible, irritada o seca…), la Rosa (regeneradora, piel sensible, rojeces, rosácea, cuperosis…) y el loto. También las utilizaban como desodorante corporal y ponían incienso o mirra entre sus ropas.

Aceites Esenciales: ya empleaban alambiques primitivos hace unos 4000 años para la destilación de esencias.

Uso de Aceites Vegetales para uso Cosmético: Empleaban entre otros, el Ricino para la pérdida de cabello, Moringa (efecto detox celular, anti arrugas, anti manchas…), Sésamo (propiedades emolientes, efecto foto protector, anti flacidez…) y el aceite de Oliva, que importaban de Siria y Palestina y era tal el valor el que le profesaban, que le otorgaron a Isis (Diosa de todos los Dioses) el adoctrinamiento a la humanidad sobre su cultivo y sus usos.

Se maquillaban los ojos con malaquita (parpado superior), piedra verde semipreciosa y también usaban Kohl (este nombre se lo dieron los árabes a posteriori), estaba compuesto por galena y otros y lo usaban para el parpado inferior, además, protegía de los rayos del sol y las bacterias.

La leche de burra muy suavizante y refrescante para la piel.

La miel: Se usaban con fines cosméticos y medicinales (para tratar heridas).

En algunas tumbas fueron hallados, cofres fabricados en maderas nobles, que contenían peines, cepillos, espejos, bastoncillos y cucharillas con las que se untaban los aceites, pinzas para depilar y horquillas para el pelo entre otros, cuyo fin era poder seguir “acicalándose” al otro lado del río. ¡Ole, ole y ole!, esto es ser “Divina”, “No me muero, me voy a la otra orilla, me llevo mi neceser, que nunca se sabe…¡Hasta luego!”…¡Que tías mas grandes, si señor!.

La estética era tan importante que muchas veces se utilizaron los productos Cosméticos como moneda de cambio o como salario para pagar a los obreros.

Esto si era Belleza, bienestar y Cosmética BIO activa, no había otra. ¿Donde “abandonamos” el camino?, mas adelante lo sabréis…pero no os preocupéis chicas, aquí esta SHEN para traerte lo mejor de este canon, actualizado.

Por cierto, por si alguna no lo sabe, hacemos jabones con leche de Burra Fresca, Oliva Virgen Bio y Mirra entre otros. Es buenísimo, ya sabes llamas y te lo reservamos, no esperes hasta navidad que este jabón tarda entre 45 y 50 días en “curar”.

Bueno chicas, hasta aquí esta primera entrada de esta Belleza Ancestral. Espero que, os haya agradado y divertido, hay que quitarle “hierro” a las cosas para que sean más livianas y llevables.

Como siempre estoy encantada de compartir esta entrada con vosotras ¡guapísimas! y como siempre os deseo, hoy más que nunca, amor y

¡Vida SHEN para todas!