¡Hola a tod@s!. Bienvenid@s al blog de SHEN. En esta entrada, os hablaré de algo que es necesario no solo para sentirnos bien, sino para poder disfrutar y sentirnos a gusto con la vida: La autoestima, comenzamos…

¿Qué es la autoestima?, ¿cómo “detectarla” de manera correcta tanto en los demás como en mí mism@?, ¿cómo saber cómo mejorarla?, ¿qué relación existe entre la autoestima y la felicidad?

Lo primero de todo es saber y comprender qué es. De esta manera podremos encontrar la manera de mejorarla y ser más felices. Todos buscamos la felicidad por todos los lados. No nos han enseñado a ser felices. Una autoestima sana es la base en la búsqueda de la felicidad.

Pero normalmente no tenemos muy claro que es. Pensamos que si nos ha ido bien académicamente, o tenemos éxito profesional, o se nos da bien el deporte o somos guap@s, o tenemos un gran poder adquisitivo, etc, tenemos una autoestima saludable y no es así. Una autoestima saludable no consiste en valorarse a través de un aspecto o varios de tu vida, es mucho más.

La autoestima es el valor que una persona se da a sí misma en todos y cada uno de los aspectos de su vida. Tener una autoestima alta equivale a sentirse apto para la vida, capaz y valioso o sentirse aceptado como persona. Es la medida en que te agrada tu propia persona. Una alta autoestima permite autorrealizarse.

Shen Cosmética Viva

Shen Cosmética Viva – Autoestima

Una buena autoestima nos permite desarrollar nuevas capacidades; es un buen punto de partida para el desarrollo positivo de las relaciones humanas (familia, amigos, relaciones laborales, etc.), es aprendizaje, creatividad e implica un alto sentido de la responsabilidad personal.

La autoestima no es conocerse a uno mismo, (suele confundirse muy a menudo con el autoconocimiento). El autoconocimiento es lo que una persona cree de sí misma mediante la auto-observación, es un “concepto propio”, que puede estar basado en hechos reales o no, puedes creer que se te da muy bien realizar algo, o que tienes un don innato y no ser así y al revés, puede ser que no te des cuenta de tus grandes potenciales y los consideres mediocres o normales.

 

La autoestima es un sentimiento que se expresa siempre con acciones, esta “asoma” por lo que haces y por cómo lo haces. La autoestima es el motor de nuestro comportamiento.

Para muestra, un botón: Si crees que se te daría bien hacer algo y no lo haces, es porque no lo ves posible, y lo justificarás de muchas maneras, encontrarás muchas razones que te llevarán a no hacer, y siempre tendrás razón (porque creas lo que creas, tienes razón), pero la verdad es que si no lo llevas a cabo es porque no piensas que seas capaz, no lo ves posible y no crees en ti (no puedes), luego hay una desvalorización implícita, aunque pienses que te sientes válid@ para ello. 

¿Cómo identificar una autoestima baja?

La arrogancia, la jactancia y la sobrevaloración de las propias capacidades revelan una autoestima baja, y no un exceso de autoestima. La autoestima no tiene nada que ver con el engreimiento que es una delgada capa que cubre su falta. Estas actitudes muestran que se posee una autoestima baja y nada saludable.

Aquel cuya autoestima es elevada no pierde el tiempo en impresionar a los demás, sabe que vale y su acción los avala. No se expresa mediante la autoglorificación a expensas de los demás, o por afán de de ser superior a los demás o de rebajarlos para elevarse a sí mismo.

¿Pero qué es entonces?

Es un silencioso respeto por uno mismo, la sensación del propio valor, que cuando uno lo siente en lo profundo de su ser, se alegra de ser quien es, sin tener que engañarse o engañar a los demás. Una característica muy significativa que nos ayuda a detectar una autoestima sana es el estado personal: No estás en guerra ni contigo, ni con los demás.

Además no solo es importante la valía, el respeto o la dignidad hacia un@ misma@, sino la flexibilidad respecto a las cosas que puedan acontecer en tu vida, ya que la verdadera fortaleza no se encuentra en mostrarnos “duros e inflexibles”, (ya que lo duro puede ser muy frágil, pues cuando sufre un golpe se puede romper en cachitos), sino en saber caer y volver a levantarse una y otra vez cuando superamos nuestro nivel de tolerancia al estrés, a la incertidumbre y a todo aquello que nos puede derrotar y hacernos presa del victimismo y/o la desesperación.

La mayoría de las personas buscan la confianza y el respeto fuera de sí mismas, motivo por el cual están abocadas al fracaso más absoluto, pues primero debe de estar en ti.

La verdadera autoestima nos proporcionará serenidad, la cual nos permitirá disfrutar de la vida en todos y cada uno de sus aspectos. Es el factor que determina el éxito o el fracaso de cada persona en su vida o lo que es lo mismo su índice de felicidad, pues determinará todas y cada una de sus decisiones y actos, tanto hacia ell@s mim@s como hacia l@s demás y marcará directamente el rumbo y las experiencias de su vida. “¡Casi nada!».

Pues hasta aqui llegamos hoy…un besito para tod@s, nos vemos pronto.